¡Hola a todos! Hoy quiero compartir con ustedes mi experiencia de vida como una chica extrovertida y divertida que está conquistando el mundo de las sonrisas, todo gracias a mis lentes. Sí, esos pequeños accesorios que se convierten en parte esencial de mi personalidad y me hacen destacar entre la multitud.

Mi pasión por la odontología

Desde muy joven supe que quería dedicarme al cuidado dental. Me fascina poder ayudar a las personas a mantener sus dientes sanos y hermosos. Estudiar odontología en la UNAM ha sido un sueño hecho realidad para mí. Cada día aprendo algo nuevo sobre esta maravillosa profesión y estoy emocionada por lo que el futuro tiene reservado para mí.

Un estilo único: mis lentes

Si hay algo que me caracteriza físicamente son mis lentes. Desde hace años los uso no solo como una necesidad visual, sino también como un complemento fashionista más en mi atuendo diario. Mis amigos siempre bromean diciendo "Natalia sin sus lentes no sería Natalia". Y tienen razón, estos pequeños objetos han llegado incluso a definirme.

Mis gafas tienen monturas coloridas y llamativas, porque si voy a usarlas todo el tiempo ¡que sean divertidas! Me encanta combinarlas con diferentes outfits e incluso hacer juego con los colores del maquillaje o los accesorios que llevo puestos ese día.

Pero más allá de su aspecto estético, mis lentes me dan confianza y seguridad cuando interactúo con otras personas. Crean un punto focal en mi rostro e invitan al contacto visual directo; además resaltan aún más mi gran sonrisa, que es otra de mis características distintivas.

Una boca llena de vida

Hablando de sonrisas, déjenme decirles que mi boca ha sido siempre objeto de comentarios. Mis labios carnosos y una dentadura perfectamente alineada hacen que mi sonrisa sea un imán para las miradas curiosas. Y aprovecho cada oportunidad para mostrarla al mundo con orgullo.

Como estudiante de odontología, estoy convencida del poder transformador que tiene una buena salud bucal en la vida de las personas. Por eso me gusta hablar sobre ello y compartir consejos útiles para mantener unos dientes sanos y hermosos.

Divertirse sin límites

Si algo me define más allá del aspecto físico es mi actitud extrovertida e inclinación por lo extremo y divertido. No soy el tipo de chica mojigata o aburrida a quien le gusta quedarse en casa todos los fines semana viendo películas; yo prefiero vivir aventuras emocionantes y experimentar cosas nuevas siempre que puedo.

Me encanta hacer deportes extremos como paracaidismo o bungee jumping. La adrenalina corre por mis venas cuando estoy inmersa en esa sensación vertiginosa mientras caigo libremente hacia el suelo o salto desde alturas increíbles con solo una cuerda asegurándome la vida ¡Es simplemente indescriptible!

Además, disfruto mucho salir a conocer nuevos lugares con amigos o incluso sola. Me encanta explorar diferentes culturas, probar comidas exóticas y sumergirme en experiencias desconocidas. Cada viaje se convierte en una historia única e irrepetible para contarle después a todo aquel dispuesto a escuchar.

El poder de la comunicación

Mi personalidad abierta y extrovertida me ha permitido conectarme con personas de diferentes ámbitos y aprender mucho del mundo que me rodea. Me gusta platicar con todos como si fuéramos viejos amigos, sin importar su edad o procedencia. Para mí, cada encuentro es una oportunidad para enriquecer mi perspectiva y crear conexiones significativas.

Soy consciente de que hay quienes pueden considerar mis conversaciones un poco intrusivas o demasiado personales; pero sinceramente no puedo evitarlo. Hablar sobre mí misma, lo que pienso, lo que amo e incluso mis cosas más privadas es una forma natural de expresión para mí. Creo firmemente en la importancia de compartir nuestras experiencias y emociones para construir relaciones auténticas basadas en la confianza mutua.

A veces he encontrado resistencia por parte de algunas personas más reservadas o introvertidas, pero siempre intento adaptarme a sus necesidades comunicativas respetando su espacio personal.

Cerrando este capítulo

En fin queridos lectores/as (espero tener algunos), quiero finalizar este blog post dejándoles una reflexión: nunca tengas miedo ni vergüenza por ser tú mismo/a y mostrar al mundo tu verdadera esencia. Todos tenemos características únicas e interesantes que nos hacen especiales; solo debemos encontrar el valor necesario para aceptarnos tal cual somos.

Mis lentes son solo un accesorio físico entre tantas otras cosas importantes acerca de quién soy yo realmente: Natalia - estudiante apasionada por la odontología, amante del riesgo extremo e incansable buscadora nuevas aventuras ¡Y eso apenas comienza!

Gracias por leerme y espero que mi historia les haya inspirado a abrazar su individualidad sin miedo ni limitaciones. Nos vemos en el próximo capítulo de "Conquistando el mundo de las son